Economiteca » Publicidad » ¿Qué es la publicidad exterior?

¿Qué es la publicidad exterior?


La publicidad se ha convertido en un elemento absolutamente indispensable para cualquier negocio o empresa. No cabe duda de que un marketing bien efectuado, puede marcar la diferencia entre el éxito que tendrá un producto o servicio, o el hecho de que pase prácticamente desapercibido. Una de las estrategias más utilizadas hasta hoy en día, es la de la publicidad exterior, la cual podemos ver día a día en todo tipo de lugares. Hoy en Economiteca, te comentamos todo acerca de ella, con tal de que puedas considerar si es la adecuada para tus emprendimientos y debes optar por otras estrategias.

exterior

¿Qué es la publicidad exterior?

Se le llama así a todos esos anuncios que podemos ver en sitios públicos, tales como las paradas del autobús, los estelares en edificios, los muros publicitarios, los letreros luminosos y en fin, todos aquellos que son fácilmente visibles en puntos en las que una buena cantidad de personas suele estar, como las calles. Se la considera una manera muy efectiva de anunciarse, precisamente por el gran alcance que tiene a una audiencia de todas las edades y que claro, por lo general es bastante numerosa.

Hoy en día, podemos ver desde carteles de películas hasta de productos de belleza o de moda, haciendo uso de dicho método.

Antecedentes de la publicidad exterior

Este tipo de marketing cuenta con sus buenos antecedentes históricos, por más increíble que te parezca.

El ejemplo más antiguo se remonta a la época de los faraones, en la cual los mercaderes que ofrecían su mercancía en puntos bulliciosos de las ciudades, solían colocar inscripciones en piedras, que dejaban en los caminos que conducían a la entrada de las mismas. De esta manera, incluso las personas que venían desde afuera podían enterarse y comprar toda clase de objetos. Se considera que esto le precedió a los populares carteles o anuncios pintados que se pueden observar en sitios como los muros.

En el Imperio Romano, muchas ciudades reservaban murales que eran decorados para cumplir con el mismo objetivo. Actualmente se tiene conocimiento de esto, gracias a las ruinas que se han encontrado en la famosa ciudad de Pompeya.

En la Antigua Grecia donde se llevaban a cabo los Juegos Olímpicos, se hacía también lo propio con tal de anunciar el evento.

Posteriormente con la aparición del papel y de los papiros, la manera de anunciarse se volvió mucho más sencilla, debido al alcance que se podía conseguir con estas herramientas. La llegada de la imprenta en el siglo XV, la difusión de la publicidad se hizo una realidad. La litografía hizo lo suyo en el siglo XVIII y después de ello, surgieron lo que hoy conocemos como los carteles modernos, que son tan utilizados por cientos de compañías.

En un inicio, los carteles se componían solamente de imágenes y prácticamente no mostraban palabras. Esto se debía a que antiguamente, la mayoría de las personas no sabían leer y les era más fácil asociar una imagen con un sitio o un objeto. No obstante, con el paso del tiempo y la difusión de la lectura, fue posible improvisar diseños más informativos y creativos, que fueron evolucionando hasta las publicidades que podemos ver hoy en día y no solo por parte de carteles, sino que también aprovechando todo tipo de herramientas, como los juegos de luces.

Como ves, el marketing puede remontarse a épocas muy lejanas.

Tipos de publicidad exterior

Las presentaciones que tiene esta clase de publicidad son muy variadas e incluyen las que puedes leer a continuación:

  • Los carteles.
  • Las vallas publicitarias.
  • Los baños portátiles.
  • Los rótulos con luces.
  • Las lonas para fachadas.
  • Las banderolas.
  • Los espacios en productos como latas o envases.
  • Los rótulos de transporte. Estos últimos pueden ir adheridos en vehículos como el transporte público, los autos privados, los remolques o los vehículos de carga.

Ventajas y desventajas que tiene la publicidad exterior

Como todas, esta estrategia publicitaria suele presentar algunos inconvenientes y también cuenta con sus aspectos positivos. Los principales son los que te mencionamos a continuación:

Ventajas

  • Cuando se usa en lugares bien pensados, puede causar gran influencia en la gente, sobretodo cuando trata de promocionar productos, servicios o hasta eventos de gran importancia, como los conciertos.
  • Tiene un CPM (bajo coste por mil) que generalmente, es muy accesible para adaptarse a muchos tipos de campañas.
  • Cuenta con la gran ventaja de estar en funcionamiento todos los días y las veinticuatro horas. Esto es genial para cualquier empresa o compañía.
  • También puede adaptase a sectores de la audiencia a los que de otra manera, sería difícil llegar, como los adolescentes o los fanáticos de deportes como el fútbol.
  • Si se complementa con anuncios provenientes de los medios de comunicación, como la radio o la televisión, resultan una gran herramienta para posicionar marcas entre la preferencia o el reconocimiento de las personas.

Desventajas

  • Al principio puede ser complicado dar con el lugar adecuado para colocar la publicidad.
  • Resulta también algo limitada. Puede ocasionar un gran impacto visual, pero no da pie a definir mayor información sobre un servicio o producto.
  • A pesar de influir en ciertos segmentos de la audiencia en algunas ocasiones, lo cierto es que no se puede orientar a uno en específico desde el principio.
  • No siempre recibe la atención esperada. Y es que normalmente, la gente que va por las calles no presta demasiada atención a los carteles o vallas publicitarias con los que se topa en el camino.

¿Cómo se planifica la publicidad exterior?

Como en toda estrategia de marketing, si pretendes que una campaña de publicidad exterior sea efectiva y sobretodo rentable, siempre conviene medir muy bien tus pasos y tener un plan a seguir antes de hacer cualquier movimiento. En este caso, estos son los pasos más convenientes a seguir:

  • Preguntarse cual es el público al que se le pretende dar alcance. No todos los productos o servicios están pensados para todo el mundo, pues ciertos factores como la edad, las preferencias e incluso la ideología que tiene una persona, influyen en la decisión de comprar.
  • Elegir un lugar adecuado para llegar a dicho público. Es un paso crucial que va a definir que tan rentable es al final la campaña que se lleve a cabo. De fallar en él, la inversión que haga un empresario puede tener perdidas considerables.
  • Definir cual es el objetivo que se pretende alcanzar con el anuncio. No siempre es el de incrementar las ventas. A veces puede ser el de dar a conocer una marca o incluso algo que no tiene que ver con fines económicos sino sociales, como denunciar la violencia de género o la contaminación.
  • Ir midiendo el alcance de la publicidad después de haber lanzado la campaña. Comprobar cuanto éxito ha tenido puede ser importante para optimizar el anuncio e incluso si se tiene pensado lanzar algunos después.

Con todo lo que acabas de leer, puedes darte cuenta de porque esta publicidad es tan recurrida por múltiples empresas y todo tipo de causas o eventos. Ya se mencionó que no todo en el marketing para exteriores, tiene que ver con comprar o vender. A veces también es la mejor opción si quieres dar a conocer una buena causa o pedir la colaboración de la comunidad.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus