Economiteca » Créditos » ¿Qué es una carta de crédito?

¿Qué es una carta de crédito?


En Economiteca ya hemos hablado acerca de algunos créditos y te hemos dado ciertos consejos cuando de este tipo de ayuda financiera se trata. Algo de lo que seguro habrías escuchado hablar alguna vez, es del concepto “carta de crédito”. Este es un documento muy usual en el ámbito de las finanzas y que te conviene conocer, si ya has solicitado un apoyo de este tipo o planeas solicitarlo. De modo que hoy te mencionamos lo que es, los diferentes tipos que existen y como son manejados por las instituciones bancarias, en función del tipo de trámite que se haya realizado.

credito

¿Qué es una carta de crédito?

Este es un documento en el que una entidad bancaria emisora, acepta el compromiso de pagarle a un beneficiario, ya sea directamente o a través de otro banco intermediario, una cantidad determinada. Este compromiso puede llevarse a cabo siempre y cuando se haya presentado toda la documentación necesaria por parte de quien recibe el beneficio, así como el cumplimiento de las condiciones y términos estipulados en el acuerdo.

Las cartas de crédito tienen un formato muy especial que varía dependiendo de la naturaleza del préstamo. Muchos de ellos es posible encontrarlos por medio de Internet o con distintos bancos.

Tipos de cartas de crédito

Existen en total cinco tipos de cartas de crédito, que son las que te mencionamos enseguida:

  • Carta de crédito comercial. Es una herramienta que los bancos usan para garantizar que han de pagar en determinado plazo de tiempo, al beneficiario o bien, a una persona que se encargue de proveer un servicio o bienes que hayan sido adquiridos por quien ha contactado el crédito. Es muy efectivo cuando existen documentos de embarque o contrafacturas; pero siempre y cuando haya un estricto apego a todas las condiciones que se han descrito en ella.
  • Carta de crédito importación. Es utilizada por los bancos para correr con los gastos de un acreditado en cuestión, para pagarle a un proveedor de servicios de productos. Con ella se tiene que cubrir un importe específico que incolucra tales beneficios y al igual que la carta anterior, cuenta con condiciones que son muy específicas, a fin de proteger el valor de los bienes adquiridos. Generalmente requiere de la entrega y demostración de documentos determinados.
  • Carta de crédito exportación. A diferencia del trámite anterior, esta carta se caracteriza porque puede ser expedida por parte de bancos extranjeros, de ahí el aspecto de exportar. Estas entidades usan dicho documento para pagar por la adquisición de bienes o servicios a un proveedor o beneficiario, de parte de un remitente que se haya hecho con tales propiedades. Los términos de esta clase de carta podrían llegar a variar de acuerdo al banco, ya que se comprende que en otros países no se tengan los mismos criterios financieros.
  • Carta de crédito standby. Se trata de una carta que es utilizada cuando un acreedor no ha cumplido con sus obligaciones al adquirir bienes y servicios. Por medio de ella, un banco puede garantizar un pago irrevocable al afectado remitente. Se puede ejercer solo cuando existe una declaración que especifique que se ha incumplido con el pago de cierta deuda y funcione también con responsabilidad comerciales adquiridas por el deudor.
  • Carta de crédito nacional. Este es un producto financiero que puede emplearse por bancos para garatizar, de nuevo, el pago por bienes que estén pendientes de cubrir por parte del acreedor. Es efectivo siempre y cuando se demuestre que la documentación para adquirir un servicio o producto se encuentra en orden, y que se haya comprobado el incumplimiento para liquidar dicho adeudo.

Como ya puedes ver, todas estas cartas crediticas cumplen esencialmente con la misma función y solo suelen variar de acuerdo al uso y naturaleza de los productos y servicios que planean proteger.

¿Cuál es la finalidad de las cartas de crédito?

Su objetivo principal es el de simplificar el comercio interno y externo, protegiendo así los intereses del contratante.

La finalidad secundaria con la que cuentan, es la impulsar la confianza entre un vendedor y un comprador. Actúan como una especie de intermediario que hace de una transacción, algo mucho más seguro y eficaz.

¿Por qué utilizar cartas de crédito?

Por la simple razón de que son el método más confiable de efectuar cobros, sobretodo si estamos hablando de acuerdos a nivel nacional o que tienen que ver con el comercio exterior.

Y es que siempre es bueno contar con un documento certificado que se encargue de proteger ha quien se desempeña como proveedor, y que mejor que hacerlo con una entidad bancaria de confianza. En la actualidad, son muchos los bancos que ofrecen este servicio si manejas negocios en el extranjero o de gran importancia.

Por otra parte, nunca está de más que sepas de su existencia si por el contrario, has sido tú el receptor de un producto o servicio en este tipo de acuerdos, y piensas que tendrás un inconveniente en hacer los pagos. Una carta de crédito podría ser dirigida hacia ti en cuanto menos lo esperes.

¿Qué piensas del artículo que hemos compartido contigo hoy en Economiteca? ¿Te ha resultado útil o interesante? ¿Conoces algún dato o información que puedas aportarnos acerca de las cartas de crédito y sea útil? Si es así, por favor déjanos un comentario para saber que es lo que estás pensando al respecto y no te olvides de volver pronto a visitarnos.


Crecemos gracias a ti, comparte :)



Antes de irte, déjanos tu opinión :)

comments powered by Disqus